Cargando ...

Ultimos Post

viernes, 12 de agosto de 2011

Salto medieval: Oseira...

Hoy os quiero mostrar otro rinconcito que me dejo maravillada.
Todo comenzó por un viaje en coche que prometía ser corto y aburrido ya que las carreteras entre pueblos son casi de única dirección atravesando simples bosques, ilusa de mí, no pasó un segundo desde que me puse el cinturón que me aburriera.
Tras unos tramos de carretera bastante normales entramos en una zona donde miraras por donde miraras veías bosques interminables, profundos, oscuros, que dejaban pasar algunos rayos de luz tiñendo el paisaje de un color precioso.
Embobada por aquel paisaje tardé en darme cuenta que casi por cada pueblo por el que pasábamos nos encontrábamos un punto de indicación del camino de Santiago.
Como os he dicho el viaje no era muy largo, como unos 25 minutos pero debo decir que llegue al destino con el estomago encogido después de haber visto como un águila imperial volaba libre por los cielos gallegos y pasaba a escasos centímetros del techo del coche sin inmutarse (no sé si nos intentaba meter miedo por estar en su territorio).
Por fin estábamos allí, un pequeño y bonito pueblo eclipsado por la magnitud y belleza de su monasterio y los bosques que lo rodeaban, estábamos en Oseira.


Una pequeña vista al pueblo, cada piedra intentaba contar una historia.




El monasterio está en activo y en el residen devotos monjes, por lo que se permite la visita parcial de él, pero aunque me quedé con ganas de ver muchos más entresijos me fue suficiente para quédame prendada.
La historia es uno de mis puntos débiles, ¡y a este magnífico edificio no le faltaba de nada!
Entre aquellos muros te sentias como un ciudadano mas del siglo XVII.




Preciosos patios y fuentes, arcos, habitaciones, iglesias, licor,…
Sí! Licor! estos amables monjes fabrican un licor llamado Eucaliptine que es mucho mas dulce que el de hierbas y el de café pero manteniendo sus 30 divertidos grados(En Galicia es costumbre un chupito de licor tras las comidas para ayudar a la digestión).
También comercializan mas licores y cremas más suaves, y pastitas, todo con un sabor medieval que solo se consigue al ver donde se fabrican, jajaj.
Después nos acercamos al campo de la fiesta, que no deja de ser una explanada con algún quiosco de música, sus correspondientes merenderos, árboles centenarios y alguna cruz para peregrinar algún santo. Pero para llegar atravesamos un rio y un paso, un puente y algunos maizales, las fotos hablan por sí solas,…







Para esta aventurilla medieval decidí vestirme muy muy cómoda porque sabia que lo que me esperaba era pasar de caminos de cabras a asfalto y a montaña en dos pasos .


Asique me calce unas sandalias romanas o de gladiador, un short gastado y desenfadado, una camiseta básica de un color limón suave muy veraniego, y lo complete con un cinturón con tachuelas como guiño a las sandalias y una coleta con aspecto depurado.
Cuando el sol empezó a esconderse y tras inspeccionar algunos caminillos como buenas cabras que somos, decidimos irnos a descansar, dejando así atrás aquel precioso lugar.



2 comentarios:

  1. Dónde es eso? me suena mucho? xD
    BSOS

    ResponderEliminar
  2. Esta en Ourense, en Galicia.
    aproveche unas minivacaciones para ir de turisteo jeje
    un besito...

    ResponderEliminar